19 octubre, 2017 3:04 am
LEYENDO

La fe imparable de Evan Roberts

La fe imparable de Evan Roberts

El hombre que creyó por el avivamiento

 

  • Fue parte de los pioneros en las manifestaciones del Espíritu Santo
  • El Señor le revelaba constantemente el avivamiento que se derramaría sobre su nación

 

Nació en una familia con denominación metodista, el 8 de junio de 1878, en Loughor en la frontera de Glamorgan Carmarthenshire, en Gales. Cuando Evan era muy joven, su padre sufrió un accidente, por lo cual se vio en la necesidad de frenar sus estudios y trabajar como minero, con el fin de ayudar a su familia.

Evan era un fiel lector de la palabra de Dios y caminaba largas distancias para asistir regularmente a su iglesia. En el año de 1898, Evan se trasladó a la ciudad de Mountain Ash, en busca de un nuevo empleo y tiempo después, recibió una solicitud por parte de su pastor, de ayudar activamente en la congregación; siendo recomendado más adelante, para dedicarse tiempo completo al ministerio.

Posteriormente, el joven conoció a un evangelista llamado Seth Joshua, quien por muchos años oró al Señor por un Eliseo, el cual pudiera preparar con el fin de impulsar el avivamiento en la región. Evan comenzó a entrenarse junto con Seth, mientras en su corazón ardía una pasión fuerte por ver un avivamiento.

Durante el siglo XX, la iglesia de Cristo experimentó una fuerte necesidad de crecimiento, ante lo cual se levantaron reuniones de oración y clamor en puntos estratégicos. Fue en este tiempo cuando Evan comenzó a experimentar una relación más cercana con el Espíritu Santo, pues poseía una fuerte fe en que recibiría su bautismo; deseo que se cumplió más adelante cuando la presencia de Dios le despertaba a la 1:00 a.m., con el fin de tener comunión y llenarle de su poder.

En el año 1904, Evan Roberts recibe una visión sobre el avivamiento que sucederá en Gales e inmediatamente comenzó a organizar reuniones en su iglesia, conforme lo que Dios le mostró. Tiempo después en Gales el poder de Dios fluyó de forma impresionante, en cinco meses se convirtieron 100.000 personas en todo el país y el impacto social fue asombroso.

La fama del siervo de Dios se extendió por todo Gales, de forma acelerada y pronto sus reuniones se llenaron de asistentes. La prensa visitaba su congregación para registrar lo que sucedía en el pequeño centro de reunión.

En 1905, se empezaron a manifestar señales sobrenaturales del todopoderoso, la voz del Señor le mostraba a Evan la situación espiritual de otras personas. A pesar de una gran presión y persecución que se levantó en contra de su vida, el ministro de Dios continúo predicando la palabra y persiguiendo la visión, de manera que su vida fue uno de los principales instrumentos para manifestar el avivamiento en Gales.

Los escritos de Evan Roberts, registran que era un hombre de oración ferviente por el avivamiento; él anhelaba ver a Gales rendida a los pies de Cristo. En una de sus anotaciones,  indica lo siguiente: “Por diez u once años había orado por el avivamiento, podría quedarme toda la noche despierto para leer o hablar sobre el avivamiento”.

Dentro de sus mensajes, constantemente enfatizada en la necesidad de tratar directamente con el pecado, la ineludible importancia de obedecer al Espíritu Santo, en todo momento Y la preeminencia del Señor Jesucristo.

Este hombre, sin lugar a dudas, fue un instrumento para traer sanidad a una nación, donde quiera que iba su pasión por Cristo lograba encender otros corazones. En una ocasión describió sus experiencias espirituales de la siguiente manera: “Me sentí con un poder viviente que impregnaba mi pecho. Se me quitó el aliento y mis piernas temblaban en gran manera. Este poder viviente se hizo más fuerte y más fuerte en cada oración, hasta que sentí que me iba a desgarrar.

Todo mi pecho era un caos y si yo no hubiera orado habría estallado… Caí de rodillas, con los brazos sobre el asiento frente a mí. Mi cara estaba bañada en sudor, y las lágrimas fluían en corrientes.

Grité “¡Dóblame, dóblame!” Fue el amor de Dios lo que me inclinó… una ola de paz inundó mi pecho… Estaba lleno de compasión por aquellos que se deberán doblar en el juicio, y lloré. Después de eso, la salvación del alma humana impresionó con solemnidad en mí. Me sentí ardiendo con el deseo de ir a lo largo y ancho del País de Gales a contar del salvador”.

Dentro de las características que se manifestaron en el avivamiento de Gales se encuentran, el clamor profundo de una iglesia que gritaba de agonía por las almas, arrepentimiento profundo, gozo del Espíritu Santo, oración y alabanza profunda; poder y manifestaciones de la gloria de Dios.

Evan falleció un 29 de enero de 1951, a la edad de 72 años. Siempre será recordado como un general del evangelio quien dió a luz por medio del clamor y la intercesión el avivamiento de una nación que dobló sus rodillas ante Jesucristo.


PUBLICACIONES RELACIONADAS

COMMENTS ARE OFF THIS POST

INSTAGRAM
SÍGUENOS EN INSTAGRAM