15 noviembre, 2018 4:32 pm
LEYENDO

El misionero que marcó la historia de la iglesia

El misionero que marcó la historia de la iglesia

El legado de David Brainerd

  • Su vida impactó a grandes siervos de Dios.
  • Pese a que su vida fue muy corta, dejó un impactante legado para la iglesia de Jesucristo.

David Brainerd nació el 20 de abril de 1718 en Haddam, Connecticut, Estados Unidos. Su padre se llamó Ezequías y era un legislador de su ciudad, murió cuando David tenía 9 años, había sido un puritano riguroso. La madre de David fue una mujer también piadosa que murió cuando su hijo tenía 14 años. Al morir su padre, Brainerd partió para vivir con una hermana mayor y creció en la fe, como él mismo lo describire en su diario “de una manera muy celosa y seria”. Al cumplir 19 años de edad heredó una granja y trabajó en ella durante un año.

Comenzó a prepararse para ingresar a la Universidad de Yale, en el verano de 1738, a sus 20 años. En ese momento ofreció su vida a Dios para trabajar en el ministerio; sin embargo, según indica en sus escritos, no se había convertido a Dios de todo corazón. Leyó la biblia dos veces; sin embargo, dentro de su corazón se encontraba enojado con el Señor y contendía con él, contra las directrices establecidas en la palabra.

Dos meses después de haber ingresado a la universidad de Yale, rindió su vida a los pies de Jesucristo, pero al año siguiente le enviaron a su casa debido a que se encontraba muy enfermo al punto que ocasiones sentía un dolor de fuerte intensidad que casi no podía soportar.

En el año 1740, encontró que la atmósfera espiritual había sufrido un fuerte cambio, pues a diferencia de su primera experiencia en el centro educativo, los jóvenes habían abrazado el evangelio con mayor seriedad y honestidad; además, recibieron la visita que importantes predicadores de la fecha, que encendieron el fuego del avivamiento.

Jonathan Edwards fue invitado a predicar a comienzos de ese año, siendo uno de los siervos de Dios que declaró como genuino el despertar espiritual que estaba teniendo esa generación. Para ese momento, las autoridades universitarias tenían a los estudiantes bajo amenaza y prohibición de oponerse a cualquier enseñanza que se les impartiera.

En 1742 Brained se encontraba en muy buen momento; pero un día alguien le oyó decir a uno de sus tutores, que tenía “menos gracia que una silla”. Inmediatamente fue expulsado del centro educativo y esto le afectó profundamente; pese a que una y otra vez intentó regresar, sin obtener éxito. Sin embargo, Dios tenía otro plan para su vida y en medio del desierto que atravesó fue utilizado grandemente en el campo misionero. Al replantear su vida, supo el norte que el Señor le estaba marcando, pero para ese entonces no era permitido establecer ministros si no se habían graduado de Harvard, Yale o alguna Universidad Europea.  Y, sin embargo la legislación de ese tiempo establecía que no podría establecerse como ministros y no se había graduado de Harvard, Yale o alguna universidad europea.

En el verano de 1742, fue aceptado dentro de un grupo importante para ir como misionero a pueblos indígenas. Momento en el cual tenía completa claridad del llamado que el Señor tenía para su vida y rechazando varias invitaciones para convertirse en pastor; pues la carga de su corazón, era mayor.

Fue entonces cuando llegó a  Housatonic en Kaunaumeek, Massachussets, en  abril de 1743, donde predicó durante un año utilizando un intérprete e intentando aprender el idioma. Inició una escuela para niños de indios y tradujo algunos de los salmos. En mayo de 1744 se estableció en el noreste de Belén, Pensilvania y predicó durante un año en Delaware y en 1745 realizó su primera gira de predicación a los Indios de New Jersey. En este lugar el poder de Dios se manifestó de forma gloriosa e inicio un despertar y una bendición para los indios.

Brained falleció el 9 de octubre de 1747 y a pesar de vivir una vida muy corta, de tan sólo 29 años. antes sólo 29 años. Vivió sus últimas semanas en la casa de su amigo Jonathan Edwards, bajo los cuidados de su hija. La vida de Brained fue tan impactante que Jonathan Edwards publicó su diario y en una ocasión  John Wesley dijo: “todo predicador debe leer cuidadosamente la vida de Brained”

El legado de Brained impactó fuertemente la Iglesia de Cristo, pues pese a sus sufrimientos, conflictos y cruel enfermedad, nunca dejó su fe y servicio. Le consumía la pasión por terminar su carrera y honrar a su maestro (Jesús), extender el reino y avanzar hacia la santidad.

The following two tabs change content below.
Valeria Campos

Valeria Campos

Periodista El Camino
Valeria Campos

Últimas publicaciones de Valeria Campos (ver más)


PUBLICACIONES RELACIONADAS

COMMENTS ARE OFF THIS POST

INSTAGRAM
SÍGUENOS EN INSTAGRAM