15 noviembre, 2018 5:19 pm

Siria: Camino empinado hacia la paz

Análisis del conflicto

 

Siete años atrás, la nación de Siria inició un proceso doloroso, gracias a un conflicto desencadenado por la confrontación de movimientos internos contra el gobierno de Bashar al Assad hijo, involucrando el conflicto entre Estados Unidos, Irán, Israel y Rusia.

El pasado 7 de abril, al menos 70 personas fallecieron en la ciudad de Duma, gracias a un ataque químico, luego que un helicóptero lanzara un barril bomba. Ante este escenario, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió intervenir el pasado lunes 9 de abril, dejando en claro que las opciones militares están sobre la mesa, ante lo cual la nación rusa amenazó a los EE.UU., pues su apoyo se encuentra totalmente inclinado al gobierno Sirio.

Luego de este proceso, es importante analizar a profundidad este conflicto.

Inicios de la tensión

El conflicto comenzó en el año 2011, desatando la muerte de más de 400 000 personas, según datos de la Organización de las Naciones Unidas, del 2016 y ante este panorama, especialistas alrededor del mundo, ven la finalización de la crisis, de forma muy lejana.

En marzo de 2011, miles de personas decidieron protestar en contra del gobierno de Bashar Assad hijo, quien se encuentra en el poder desde al año 2000. Dentro de las manifestaciones y protestas de oriente, manifestadas en países como Egipto, Yemen y Libia desencadenaron el movimiento conocido como “La primavera árabe”. Luego de esto, el régime de Al Sad denunció una “rebelión armada de grupos salafistas”. Esta postura del gobierno, produjo la radicalización de la oposición e inmediatamente se gestó un llamado para terminar con el régimen.

La capital, Damasco y la segunda ciudad en importancia de Siria, Alepo, fueron llenas de violencia en el 2012, precedido por un alto nivel de desempleo, corrupción, libertad política y represión del gobierno, que fue denunciada por los sirios. La multiplicación de los enemigos y alianzas han generado una compleja realidad.

Por otro lado, existen distintas fracciones rebeldes que reciben apoyo de diferentes países. Por ejemplo, EE.UU. brinda armamento al Ejercito Libre de Siria (ELS) –integrado por civiles que se sumaron a la rebelión y que han sido entrenados por desertores del ejército–y Turquía financia a los Batallones del Sultán de Murat, milicia rebelde suní.

En Siria siempre existe presencia de grupos terroristas como el Estado Islámico y el Frente de la Conquista del Levante, antiguo Frente Al Nusra, que solía ser una filial de Al Qaeda. El grupo EI, fundó un califato en los territorios conquistados en Irak y Siria, pero ha perdido mucho terreno por los bombardeos rusos y occidentales. Los kurdos también juegan un papel clave, pues han logrado contener al EI en el norte de Siria. Las milicias kurdas dominan la mayor parte de la frontera con Turquía, pero actualmente están siendo atacadas por Ankara en la zona noroccidental de Afrin, ya que las consideran terroristas.

El 24 de febrero pasado, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución que exigía el cese inmediato de las hostilidades y una tregua humanitaria de al menos de 30 días. Esa resolución nunca se aplicó y el régimen siguió con sus bombardeos indiscriminados.

¿Cómo puede influir la relación de EE.UU. y Rusia?

Vladímir Putin, presidente de la Federación Rusia, representa un papel de apoyo total al régimen de Bashar Alssad, mientras que  los Estados Unidos han mantenido una posición ambigua con respecto al conflicto. Enfrentar el Estado Islámico, siempre representó uno de los principales objetivos de la Casa Blanca. Por su parte el gobierno de Assad siempre aseveró que su arsenal se encuentra seguro  y nunca lo usaría dentro de Siria. Sin embargo, los reportes de ataques con armas químicas comenzaron a salir a la luz a partir  del año 2013.

Tras siete años de intensas luchas, no se vislumbra un final cercano para el conflicto sirio. El régimen de Assad presenta una postura intransigente, persiguiendo a toda costa el triunfo. Además, el líder sirio tiene un respaldo sólido de parte de Rusia e Irán.

Cooperación internacional

La conferencia internacional sobre el futuro de Siria, organizada por la Unión Europea (UE) y Naciones Unidas, logró recaudar hasta el momento $4 400 millones de ayuda para Siria, durante el año 2018. Londres y Berlín lideran las promesas de fondos, $630 millones de para el presente año y $420 millones para 2019; aportados por Gran Bretaña. Alemania expresó su voluntad de aportar más de $1200 millones de dólares hasta el 2020 y la UE aportará alrededor de $680 millones.

The following two tabs change content below.
Valeria Campos

Valeria Campos

Periodista El Camino
Valeria Campos

Últimas publicaciones de Valeria Campos (ver más)


PUBLICACIONES RELACIONADAS

COMMENTS ARE OFF THIS POST

INSTAGRAM
SÍGUENOS EN INSTAGRAM