28 marzo, 2017 7:55 am

Familia clama por milagro para su hijo

Se trata de un joven declarado con muerte cerebral tras sufrir accidente automovilístico

 

  • El hecho ocurrió en Río de Janeiro, Brasil donde sus familiares se encontraban frente al hospital rogando por la intervención de Dios en la vida del muchacho.
  • Los dispositivos que mantienen el cuerpo funcionando artificialmente tendrían que ser apagados, según lo dispuesto por procedimientos estándar, a los cuales sus padres se oponen.

 

La mañana del jueves 29 de septiembre la fe y el clamor de una familia tocaron a todas las personas presentes en las puertas del Hospital Getúlio Vargas en Penha, Río de Janeiro Brasil. La oración se hizo con la esperanza de mantener vivo al estudiante Renan Grimaldi, de 18 años, que sufrió un accidente automovilístico y fue declarado con muerte cerebral por los médicos.

Todo indicaba que los dispositivos que mantienen el cuerpo de Renan funcionando tendrían que ser apagados. Sin embargo, ante el acto de fe de sus padres, familiares y amigos a la entrada de emergencia, se suspendió la medida.

“Él no está muerto, está vivo. El corazón de él aún está latiendo, y los demás órganos están bien. Doy gracias a Dios por la decisión de los médicos de no apagar los dispositivos. Estoy haciendo todo lo que puedo. Voy hasta el final. Mi hijo va a salir de allí también”, dijo su madre Vanessa Loureiro da Silva, de 32 años, quien es evangélica.

Grimaldi es un joven popular entre sus amigos y conocido como un “hombre grande lúdico”. Es estudiante del primer año de secundaria en el Colegio Franklin Carneiro, en Brás de Pina. Fue el sábado 24 de septiembre, cuando sufrió el accidente automovilístico en Olaria y fue llevado al hospital para posteriormente ser declarado con muerte neurológica.

El neurólogo Gustavo André Lima, miembro de la Academia Brasileña de Neurología, explicó que la muerte cerebral se diagnostica después de que la víctima pasa 48 horas sin sedantes, se somete a pruebas neurológicas y de laboratorio, donde se elimina la sedación del paciente durante las 48 horas de reflexiones observadas. De acuerdo con Andrew, la muerte cerebral es irreversible, y órganos tales como corazón y los pulmones siguen funcionando a través de las drogas y el respirador mecánico.

El jueves 29 a las 9 a.m., la junta del hospital llamó al padre de Renan, el empresario Rodrigo Amorim Grimaldi, que asistía a las peticiones de la familia para darle la noticia de que su hijo no iba a ser desconectado. Fuera de la Unidad de Cuidados Intensivos, más de cien amigos y familiares celebraron la decisión de los doctores. Su madre Vanessa (como se muestra en la foto) se dejó caer de rodillas en un llanto de agradecimiento a Dios.

“Querían apagar todos los aparatos y declarar la muerte de mi hijo, pero los órganos están funcionando bien. No estamos de acuerdo”, dijo el padre, antes de la decisión de la dirección del hospital. Una vez que Rodrigo supo que no desconectarían a su hijo, se sintió aliviado y con esperanza. “Nuestra confianza está en Dios que sana. La Biblia dice que la fe mueve montañas”, expresó el empresario.

En un comunicado dirigido a un diario de la región, la dirección del Hospital Getúlio Vargas informó que Renan Grimaldi llegó a la Unidad de Cuidados Intensivos en las primeras horas de la madrugada del domingo después del accidente con lesiones múltiples, donde fue operado inmediatamente. Fue hasta el martes a las 8 horas 44 minutos que se declaró la muerte cerebral del muchacho.

Rodrigo y Vanessa están tomando turnos en el hospital para acompañar a su hijo. Los ayudantes no pueden estar con los pacientes ingresados, de acuerdo con la dirección, sin embargo el permiso fue dado en relación con la familia, que le ha sido difícil de entender el diagnóstico. “La dirección del hospital me dejó y su madre, sólo dos de nosotros, quedo a su lado. Ahora ( la mañana del viernes) voy al hospital para estar con él. Vanessa pasó la noche y necesita descansar”,  dijo Rodrigo.

En la cuenta de Facebook de Renan ahora se muestran cientos de comentarios de personas que han asegurado estar orando por un milagro. Él y su familia soñaban  con una carrera en la Policía Civil de Río.


PUBLICACIONES RELACIONADAS

COMMENTS ARE OFF THIS POST

INSTAGRAM
SÍGUENOS EN INSTAGRAM